La paz, ¿tema de todos?

El proceso de paz, un hecho histórico en Colombia, después de más de 50 años de guerra hay una esperanza. El gobierno y las FARC se han sentado a garantizar el cumplimiento de  un acuerdo de paz para los colombianos, pero como era de esperar este tema traería polémica, opiniones encontradas; en especial el segundo punto del acuerdo, la participación política.

El segundo punto del acuerdo de paz ha sido centro de diferentes opiniones, unos apoyan, otros totalmente en contra. Pero, ¿realmente las personas están bien informadas sobre éste?

Decir “bien” informadas no es lo correcto, pues como sabemos los medios de comunicación que más frecuentan los colombianos hablan del proceso de paz de una forma mediocre, incompleta y con intenciones manipuladoras. Se limitan a hacer encuestas preguntando a los ciudadanos si están de acuerdo, pero es irónico que den una opinión franca sin conocer verdaderamente de que se trata.

Por otro lado, como estamos en el boom de la tecnología, ahora sí que cualquiera, mediante las tan concurridas redes sociales, puede opinar sobre lo que quiera, si, tiene toda la libertad, pero de cierta manera manipula ideologicamente con su contenido, por eso es que es tan estar debidamente informada para así expresar responsablemente los ideales, críticas, etc. Aunque, hay infinidad de contenido en el que es posible aprender y conocer sobre temas tan transcendentales como la paz y pos conflicto, la mayoría de las personas se limitan a enterarse mediante los influenciadores medios tradicionales, y por tanto mediante éstos apropian una posición.

En redes como twitter, Facebook, entre otras, constantemente observo como hay opiniones generalizadas, afirmando que lo único que se lograra es beneficiar a los guerrilleros y a algunos políticos, pero les cuento, esto es una tarea y responsabilidad de todos, por tanto beneficio y garantías para todos.

Además, en cuanto al segundo punto del acuerdo, la participación política, su principal objetivo es fortalecer la democracia, y esto es algo que todos los colombianos buscamos hace mucho tiempo, significa garantías para todos. Este punto se enfoca en tres pilares específicos:

El primero, lleva un nombre hasta esperanzador, ‘Nueva apertura democrática’ y empezamos bien con este, nos favorece a la sociedad colombiana en general, lo más llamativo es el Estatuto para la oposición que se debe realizar, el cual permite nuevas voces, diferentes opiniones, y tolerancia para estas, también promete disminuir las brechas sociales entre campo y ciudad, mayor igualdad. ¿Acaso esto no es lo que nos debe interesar a todos?

Y la cosa se pone mejor con el segundo pilar, ‘mayor participación ciudadana’, y esto incluye el cumplimiento de las garantías para las organizaciones y movimientos sociales de cualquier inclinación ideológica, con el firme derecho a movilizaciones y protestas como formas de acción política. También el punto que más nos asegura la pluralidad y es el del fortalecimiento de los medios comunitarios, ¡sí! , más contenido diferente y que gire en torno a la construcción de paz.

El último y el más importante pilar planteado, ‘rompimiento del vínculo entre política y armas’, si señores, la democracia es lo principal aquí, todo aquel que quiera defender su idea política lo puede hacer en igualdad de condiciones con el resto de actores, esto incluye algo muy importante que debió ser creado hace un tiempo para evitar el tan penoso episodio conocido como “el baile rojo”, “genocidio de la UP” una etapa que desearíamos borrar de la historia, pero que en este momento sirve como ejemplo de no repetición, se lograra con la creación del sistema integral de seguridad para el ejercicio de la política y es para todo el que participe en política, tanto opositores, como partidos tradicionales.

Por tanto el consejo del día es que antes de tomar un posición frente a un suceso, como la paz, tan trascendental; lo prudente es informarse correctamente, documentarse con las tantas opciones y accesibilidad que tenemos hoy día. Recordemos que el asunto del acuerdo de paz no es un juego, no es para tomárselo a la ligera, esto es un asunto que pertenece a los 48 millones de colombianos que es responsabilidad de los mismos y una esperanza para la mayoría.
_______________________________
Valery Poveda Farias

Soy una persona interesada en diferentes temáticas, pero en especial atraída por la diversidad cultural de mi país; soñadora, en busca de experiencias nuevas y enriquecedoras, pero sin dejar atrás la realidad que nos compete a todos e indagar sobre ella, ir mas allá.

- Advertisement -

Nuestras REDES

216,360FansMe gusta
11,359SeguidoresSeguir
10,044SeguidoresSeguir
735suscriptoresSuscribirte

Aprendiendo Cositas | Marx era un tipo chévere

Cuando la gente habla de Marx lo hace con un tono de seriedad con un aire de circunspección. Lo hacen mamerts y no mamerts...

El péndulo entre paz y guerra: las elecciones 2018

En este artículo espero mostrarte un par de vivencias en el interior de un Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación -ETCR-, tal vez identifiques...

¿Y los líderes sociales pa’ cuando?

Sobre ver la astilla en el ojo ajeno. Supongo que este gobierno es muy bueno en eso de ver la astilla en el ojo ajeno...

así se vio en Heka

Mañana se sabe todo

Mamita, ¡mañana se sabe todo! Si continúa la guerra o nos traen la pazAunque lo que no entiendo de ningún modoEs porque deciden los...

Un homenaje para Elkin Ramírez, el ‘Titán’

Escribí “Elkin” en Google esperando encontrar miles de opciones de personas con ese nombre, un nombre común en Colombia, y aún más común cuando...

Jornada académica: ruralidad, comunidades agricultoras y modelos de desarrollo integral

Para las ciencias agropecuarias y ambientales, la contribución al desarrollo de las sociedades latinoamericanas debe basarse en la construcción de modelos estables de producción,...