Por poco cien años de amistad: Fidel y Gabo

Gabriel García Márquez, el escritor “marca” Colombia por excelencia, de quien el establecimiento se ha servido para hacer de su obra un producto turístico internacional, era un hombre de ideas –más a la izquierda que a la derecha-, que sostuvo una prolongada amistad con el hoy fallecido Fidel Castro.

No hay certeza sobre el inicio de la amistad entre ambos militantes, uno del periodismo y otro de la política, pero sí que la relación de García Márquez con la isla caribeña y su dignidad revolucionaria remonta al mismo triunfo de la liberación nacional por 1959 y la creación del periódico cubano “Prensa Latina”, de quien sería fundador, de la mano del reconocido periodista argentino Rodolfo Walsh y de otras importantes figuras del momento.

El escritor colombiano defendió los triunfos revolucionarios en distintas latitudes por encargo directo del mismo Fidel, así como abogó por la libertad de disidentes cubanos que aún reconocen su labor en Miami. Por la década de los 1980, es partícipe de la creación de instituciones de fomento cinematográfico en Cuba, como la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, por las que pasaron Robert Redford, Steven Spielberg y Francis Ford Coppola, entre otras reconocidas celebridades del cine.

Volviendo a la amistad, en su terreno político, García Márquez asistió colaboración como contacto directo de Fidel en México, en múltiples encuentros que tuvo con dirigentes de la Revolución Sandinista de Nicaragua antes de su triunfo (1979). Tiempo después, sería un enlace público en la búsqueda de la paz con la insurgencia del ELN en colaboración del gobierno Cubano.

En 2009, García Márquez redactó un emotivo artículo para el medio de comunicación “Cuba Debate” denominado “El Fidel Castro que yo conozco”, en el que da cuenta de algunas de las características personales del revolucionario cubano: “Cuando habla con la gente de la calle, la conversación recobra la expresividad y la franqueza cruda de los afectos reales. Lo llaman: Fidel. Lo rodean sin riesgos, lo tutean, le discuten, lo contradicen, le reclaman, con un canal de transmisión inmediata por donde circula la verdad a borbotones. Es entonces que se descubre al ser humano insólito, que el resplandor de su propia imagen no deja ver. Este es el Fidel Castro que creo conocer: Un hombre de costumbres austeras e ilusiones insaciables, con una educación formal a la antigua, de palabras cautelosas y modales tenues e incapaz de concebir ninguna idea que no sea descomunal.”

Gabo también cuenta sobre algunos de sus hábitos como la cocina, y en este caso, la lectura “requiere el auxilio de una información incesante, bien masticada y digerida. Su tarea de acumulación informativa principia desde que despierta. Desayuna con no menos de 200 páginas de noticias del mundo entero. Durante el día le hacen llegar informaciones urgentes donde esté, calcula que cada día tiene que leer unos 50 documentos, a eso hay que agregar los informes de los servicios oficiales y de sus visitantes y todo cuanto pueda interesar a su curiosidad infinita.”.

La partida de Fidel Castro recuerda la amistad con Gabriel García Márquez, y con ello, el interés de Castro por la educación y la cultura, que se manifiestan en la erradicación del analfabetismo en Cuba y la garantía de educación gratuita universal, así como en el fomento de las artes y letras que se pueden vislumbrar con la cantidad de museos en solo la ciudad de La Habana, su impresionante agenda cultural, y en la grandes producciones cinematográficas subsidiadas por el Estado. Esfuerzos que no en vano le valieron un reconocimiento este sábado 25 de noviembre por parte de la ONU y la UNESCO de líder abanderado de la solidaridad internacional, también por sus avances en materia de salud pública y ciencia, con peso a nivel mundial.

Para cerrar, otro apartado del artículo de Gabo dedicado a su fiel amigo Fidel:
“(Fidel) Sueña con que sus científicos encuentren la medicina final contra el cáncer y ha creado una política exterior de potencia mundial, en una isla 84 veces más pequeña que su enemigo principal. Tiene la convicción de que el logro mayor del ser humano es la buena formación de su conciencia y que los estímulos morales, más que los materiales, son capaces de cambiar el mundo y empujar la historia.”

________________________________________

David Pinzón Hernández @DavidPinzonH | Integrante de la REVISTA HEKATOMBE.
Estudiante de Universidad Pública. «Tengo una pequeña perra que es más lista que una bruja».

- Advertisement -

Nuestras REDES

217,660FansMe gusta
11,732SeguidoresSeguir
10,217SeguidoresSeguir
750suscriptoresSuscribirte

Dura respuesta del ELN al Gobierno Nacional por asesinato de líderes sociales

Bogotá, 23 de noviembre de 2016. La organización insurgente ELN (Ejército de Liberación Nacional), que el pasado 27 de octubre instaló en Quito, Ecuador la...

Porque abrimos los ojos #YoParoEl21N: las 11 razones

Pese a la campaña de satanización y criminalización del derecho constitucional a la protesta social que adelantada el gobierno nacional y el partido de...

Colombia: Estado reprime a comunidades rurales que se movilizan por derechos sociales

En distintos lugares de la geografía nacional, comunidades rurales campesinas e indígenas se han movilizado en los últimos meses por garantías sociales mínimas, recibiendo...

así se vio en Heka

Liberado el sindicalista campesino Huber de Jesús Ballesteros

Bogotá, 13 de enero de 2017. En horas de la mañana fue liberado el campesino y sindicalista Huber Ballesteros, después de ser hallado inocente...

Comunidades de la Vega Cauca prenden motores de consulta popular anti minera

El ambientalismo popular se está tomando a las comunidades rurales de Colombia, para decirle No a la mega extracción minero-energética con su consecuente destrucción...

La guerrilla es el origen de los problemas ¿o fue el problema de la tierra el origen de la guerrilla?

Marulanda, ese señor que se ponía la cachucha de forma peculiar, era un campesino, que por las mil vueltas de la vida termino dirigiendo...