Manifiesto por la comunicación y la democracia

El 2 de octubre de 2016, día  en que se votaba en el país por un Sí y un No al proceso de paz, cuyo resultado fue un reñido No, frente al Sí de las víctimas mismas del conflicto, se hizo clara la rotunda  desinformación del pueblo colombiano, traducida en un espíritu revanchista y vengativo.

La  formulación de opiniones cargadas de lugares comunes, emuladas de centros estratégicos que tienen perfecto conocimiento en la construcción de mentiras para manipular. Mentiras como la “venezonalización de Colombia” o la supuesta entrega del país al grupo insurgente, ganaron frente a las respuestas razonables, que mediante la argumentación política y jurídica refutaban con vehemencia tales afirmaciones.

La victoria del No y de la abstención desinformada no se deben exclusivamente a la elaboración de la campaña electoral, su base se sustenta  en el manejo informativo de 52 años de conflicto armado, emitido y elaborado por los medios corporativos de difusión, que de la mano de los sectores empresariales, ganaderos y del poder, construyeron cabalmente el imaginario de enemigo interno para la nación, en la caracterización del disidente y el sedicioso como terrorista irracional sin ningún fin social y político.

Hoy 2 de octubre, reafirmamos el camino político asumido por Revista Hekatombe, con mayor entereza desde su renacimiento el segundo semestre del 2015, en su constitución ya no solo como medio alternativo  sino como colectivo: Su apuesta por la contra-información y su vocación de coalición político-comunicativa.

Hacemos un llamado a los sectores que claman por democracia real, y fundamentalmente a quienes toman por opción la construcción de información veraz, de contra-información, de propaganda contra-hegemónica y opinión crítica-argumentada, por encima de partidos, movimientos u organizaciones a construir un frente plural común. Hoy se ratifica la necesidad de la unidad, de anudar esfuerzos desde otras formas de comunicación, de desplegar ese Sí a una campaña permanente y creativa por la democracia, la vida y la paz con justicia social.

Hoy se manifiesta con especial contundencia el poder de los medios corporativos de difusión y su capacidad de permear a tal punto la opinión pública, que lleva a la toma de decisiones del país a caminos mucho más tortuosos que los ya acostumbrados  en función de los intereses de unos pocos. El viraje coyuntural de algunos de estos medios no cambia el hecho de su culpabilidad histórica en el conflicto y su perpetuación.

 Reiteramos nuestro compromiso con la generación de debate, el ejercicio permanente de la desnaturalización de la realidad y la necesidad de la construcción de un frente plural común-comunicativo por la paz y la democracia.

 

REVISTA HEKATOMBE – Colectivo contra-informativo.

- Advertisement -

Nuestras REDES

217,660FansMe gusta
11,732SeguidoresSeguir
10,217SeguidoresSeguir
750suscriptoresSuscribirte

Acciones del uribismo contra la memoria histórica y las víctimas

Colombia, 21 de octubre de 2018. El “Centro Democrático”, partido colombiano de extrema derecha que rinde culto a la personalidad del latifundista, expresidente y hoy...

Gobierno anuncia la firma de un decreto que podría afectar el derecho a la protesta

Bogotá, 18 de noviembre de 2019. La ministra del interior Nancy Patricia Gutiérrez, anunció que el gobierno nacional promulgará un decreto que dotará de...

Minga, medios y poder

¿Documento secreto? ¿Planes para capitalizar las marchas indígenas en Colombia? El pasado miércoles 3 de abril María Isabel Rueda en La W se preguntaba,...

así se vio en Heka

Un picadito por la paz en Kennedy – Bogotá

Picadito: Partido informal de fútbol en algún parque o espacio amplio. La cita fue un sábado en una dirección confusa, pues muchas calles en...

¿Cómo aparecer en el escenario político en cinco pasos?

Si es de aquellos a quienes les interesa aparecer rápidamente en el escenario político este artículo es para usted, pero si es de aquellos...

Comunidades de la Vega Cauca prenden motores de consulta popular anti minera

El ambientalismo popular se está tomando a las comunidades rurales de Colombia, para decirle No a la mega extracción minero-energética con su consecuente destrucción...