Derribando el poder colonial

0
233

El 16 de septiembre de 2020, indígenas Piurek derriban la estatua de Sebastián de Belalcázar ubicada en el morro de Tulcán, en Popayán, luego de un juicio popular en el que se le acusa al conquistador por:

“Genocidio, despojo y acaparamiento de tierras, desaparición física y cultural de los pueblos que hacían parte de la Confederación Pubenence, tortura por medio de técnicas de empalamiento y ataque con perros asesinos a los fuertes guerreros Misak Pubenences y asesinatos de Taita Payan, Taita Calambas y Taita Yasguen. Hurto del patrimonio cultural y económico de la herencia Pubenence, repartición arbitraria de tierras, esclavitud por medio de la institución de las encomiendas, despojo forzado del NUPIRɵ – gran territorio Pubenence, violación de mujeres, esclavización de la mano de obra indígena para enriquecimiento ilícito. Imposición de costumbres y creencias como el cristianismo, profanación de sitios sagrados y desarmonización espiritual. Todo lo anterior con los siguientes agravantes: las conductas anteriormente descritas fueron realizadas con sevicia y dolo, bajo la voluntad deliberada de cometer un delito a sabiendas de su arbitrariedad”.

El 28 de abril de 2021, el Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente dio inicio al histórico estallido social contra el no futuro tumbando la estatua de Sebastián de Belalcázar en Cali.

El 7 mayo de 2021, el Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente derribó la estatua del conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada, ubicada en la Plazoleta del Rosario, en Bogotá. En el comunicado, la organización manifestó: “los pueblos originarios recuperamos uno más de nuestros espacios sagrados, que fueron violados, perpetrados y despojados por los sicarios de la ‘conquista y colonia española’. (…) De él y su familia descienden familias élites de este país que han reproducido los grandes problemas que seguimos padeciendo”.

El 9 de junio de 2021, el Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente se concentró en la Carrera 100 con Calle 26, en Bogotá, para intentar tumbar las estatuas de Cristóbal Colón y la reina Isabel La Católica. Luego de resistir los ataques de la policía y de grupos “hispanistas” de extrema derecha, mantuvieron una concentración hasta horas de la noche del mismo día. Como efecto de esta acción, el Ministerio de Cultura tuvo que retirar las estatuas algunos días después.

Mientras la ciudadanía se movilizaba en esos días bajo el grito de ¡A parar para avanzar! El pueblo Misak instaló la consigna de: ¡A tumbar para avanzar, viva el paro nacional! De esta forma, rompieron el cristal de museo en el que estaba custodiada la historia nacional, para sacarla y desafiar así el poder colonial que aún la atraviesa.

Artículo anteriorMechoso: anarquismo y poder popular
Artículo siguiente(Re) habitando la lleca: mujeres y disidencias sexuales en el espacio público
Somos un medio de comunicación contra-informativo. Nuestra línea editorial es de Izquierdas y no creemos que exista la información neutral. Propendemos por la democratización de la información y la libertad de opinión a partir de la puesta en común de distintas perspectivas críticas, que cuestionen y satiricen los sentidos comunes hegemónicos. Nos constituimos como críticos mordaces de las posiciones políticas tradicionales que desde una u otra postura reproduzcan los vicios político-culturales que perpetúan un statu quo corrupto y desigual. Defendemos un periodismo de fronteras borrosas, esto es: un periodismo alternativo que desborda los cánones establecidos para entrar en diálogo con la pedagogía crítica, las ciencias sociales y el espíritu fanzinero del “¡hazlo tu mismo!”. En el segundo semestre del año 2015 Revista Hekatombe “Renace”, al contar con un equipo de trabajo renovado: nuevos integrantes, nueva imagen y nuevos contenidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here