“La causa palestina muestra que los derechos humanos son una mentira”: Soha Bechara

0
933

A continuación, compartimos la entrevista que hizo Ann Sansaor, para Pikara Magazine, a Soha Bechara, quien es una militante comunista libanesa, que trabaja por un Líbano socialista y contra la ocupación de Israel al territorio palestino.

(…) ¿Por qué no crees que esto traerá cambios en la región?

Para la región no creo que haya ningún cambio porque ahora hay dos conflictos: uno regional y otro internacional. En este último caso, tenemos grandes potencias como Rusia y China frente a otras como Estados Unidos o Israel. Y ahora Europa también se ha aliado a la Unión, siguiendo las políticas coloniales que ya han hecho Inglaterra y Francia. Para mí, esto nos retrotrae a la situación política de la Segunda Guerra Mundial. Entonces no hay ningún cambio. Para estos estados, sus propios intereses están por encima de los derechos de los pueblos. Nos enfrentamos a un genocidio, pero los países históricamente coloniales siguen responsabilizando a Hamás, acusándolo de terrorismo. En cambio, creen que Israel tiene derecho a defenderse. En ningún momento hablan de la ocupación. Esto es ignorar el derecho internacional. Y debemos tener presente que existe el derecho a resistir contra la ocupación.

En el Líbano siempre ha habido una fuerte solidaridad con la causa palestina, ¿cómo sobrevive después de todos estos años?

El Líbano, desde el inicio de la creación del Estado de Israel en 1948, ha estado dividido en dos mitades: una estaba formada por quienes apoyaron su creación, la mayoría de los cuales provenían de sectas cristianas de derecha, y la otra por quienes apoyaron la causa palestina. Estos últimos están a favor del derecho a resistir y del derecho al retorno de los palestinos. Sin embargo, esto cambió con la creación de Hezbollah, que surgió como otro actor en el Líbano, presentándose como la resistencia contra Israel.

Actualmente, parece que la gran mayoría del pueblo libanés apoya firmemente a los palestinos, incluidas todas las comunidades. Sin embargo, muchos rechazan la idea de ir a la guerra y culpan a Hezbollah de tener derecho a decidir la guerra o la paz en el país.…

El problema en el Líbano no es Hezbollah, sino el hecho de que somos un país que nunca ha tenido la oportunidad de decidir nada. Ni siquiera pudimos decidir sobre nuestra propia constitución, Francia nos la impuso. Y, además, podemos decir que desde 1948 estamos bajo el dominio del colonialismo y de una política internacional que apoya los intereses de Inglaterra, Francia y Estados Unidos. Además, la decisión no pertenece solo a Hezbollah, ya que está bajo la égida de Irán. Y también involucra a Rusia. Lo mismo está sucediendo con los israelíes que quieren iniciar una guerra contra Hezbollah, pero Estados Unidos se lo impide actualmente.

¿Ha cambiado la percepción sobre Hezbollah desde su creación hasta hoy?

No lo creo, tenemos la misma división de la que os hablaba antes.

Sin embargo, en el libro Résistante usted explica que, en el fondo, usted era pacifista, pero, “impresionada por ella (Sanaa Mehaydle), yo estaba dispuesta a unirme a esta causa”, ¿cree que la acción de Hamas podría ser una referencia para ¿jóvenes palestinos y/o libaneses?

No creo que sea una cuestión de si la gente apoya a Hamas o no. Con o sin Hamas, el Estado de Israel tiene todo el poder. Podemos tomar como ejemplo la distribución del agua, ya que tienen control absoluto sobre ella. Esto significa que pueden decidir si cortan o no el suministro de agua a una casa, a un hospital o a toda Cisjordania.

El problema en el Líbano no es Hezbollah, sino el hecho de que somos un país que nunca ha tenido la oportunidad de decidir nada.

¿Qué papel juegan los medios de comunicación en esta situación? ¿Podría esto fortalecer aún más la islamofobia en Europa?

La islamofobia ya existía antes de la ofensiva. Debemos entender que esto es una consecuencia del fin de la Guerra Fría. Una vez eliminada la URSS, Estados Unidos alimentó este sentimiento mediante la ecuación: todos los musulmanes son terroristas y, por tanto, estamos contra todos los musulmanes. Esto es lo que sucede cuando los medios europeos comparan a Daesh con Hamas. No es posible, están demasiado separados. La gente necesita entender que Hamas es un partido que trabaja contra la ocupación de Palestina. Y también se deben reconocer el derecho internacional y los derechos humanos. Es imposible que estas medidas se apliquen según los intereses de las potencias coloniales.

Cuando fuiste encarcelada, al mismo tiempo se lanzó una campaña internacional para tu liberación. ¿Crees que esto también funcionará con Georges Abdallah? ¿Puede el contexto actual influir en ello?

Sí, la situación ha empeorado. En Francia se canceló una conferencia en Marsella que estábamos preparando desde hacía dos meses. Tampoco pudimos manifestarnos, como cada año, hacia la prisión donde está encarcelado Georges Ibrahim Abdallah. Lo que significa que, después de 40 años de prisión, Georges Abdallah se enfrenta a una nueva batalla por las opiniones de Estados Unidos y Francia.

Al igual que Georges Abdallah te defines como libanesa, comunista y de familia cristiana ortodoxa griega. ¿Por qué es tan importante enfatizar la religión en este caso?

No es que me defina como greco-ortodoxo, pero así está indicado en mi documento de identidad. No fui yo quien decidió eso. De hecho, es Francia, a través de la Constitución, la que decidió que al nacer una debe identificarse con una religión. Esto le dio poder a la religión en el país. Y no hemos hecho nada para cambiarlo.

Tu lucha fue por un Líbano libre, un país en paz y fundado en los ideales de justicia y democracia. ¿La gente todavía mantiene un espíritu de cambio?

En el Líbano no podemos pensar en democracia, porque antes necesitamos un Estado. Hasta ahora tenemos muchas entidades religiosas, pero ninguna constitución nos une como ciudadanos libaneses.

¿Crees que la Revolución de 2019 era el momento de cambiar eso?

No, fue una insurrección, porque después todas regresaron a su comunidad, donde compartían los mismos intereses. Fue un momento muy importante, pero no se le puede llamar revolución. Mi opinión se basa en que había muchos intereses compartidos, pero aquellas que querían cambiarlo todo eran un grupo muy pequeño.

¿Qué sería para ti un Líbano libre?

Me considero una persona muy optimista. Sin embargo, cualquier cambio lleva tiempo. Estamos en un proceso de globalización y esto dificulta cualquier transformación. Podemos mirar a Shanghai, Taiwán, Ucrania, Palestina… Sin embargo, creo que ésta es una oportunidad única para plantear el problema a las potencias coloniales. Apoyo a Palestina, no porque sea árabe o libanesa, porque tenga amigos palestinos o porque sea una situación de injusticia. Sino porque, después de muchos años, veo que este es el único caso que pone el derecho internacional sobre la mesa. Al mismo tiempo, se enfrenta a las potencias coloniales que crearon la ocupación israelí. Esto muestra claramente a la opinión pública europea y mundial que los derechos humanos son una mentira, ya que solo se aplican si redunda en interés de quienes están en el poder.

20 de diciembre de 2023

Recuerda: ¡No dejes de hablar de Palestina!

Artículo anteriorLa supremacía de la democracia popular sobre las instituciones liberales: el desafío de Petro frente a Barbosa
Artículo siguienteUn análisis de coyuntura del gobierno progre
Hekatombe
Somos un medio de comunicación contra-informativo. Nuestra línea editorial es de Izquierdas y no creemos que exista la información neutral. Propendemos por la democratización de la información y la libertad de opinión a partir de la puesta en común de distintas perspectivas críticas, que cuestionen y satiricen los sentidos comunes hegemónicos. Nos constituimos como críticos mordaces de las posiciones políticas tradicionales que desde una u otra postura reproduzcan los vicios político-culturales que perpetúan un statu quo corrupto y desigual. Defendemos un periodismo de fronteras borrosas, esto es: un periodismo alternativo que desborda los cánones establecidos para entrar en diálogo con la pedagogía crítica, las ciencias sociales y el espíritu fanzinero del “¡hazlo tu mismo!”. En el segundo semestre del año 2015 Revista Hekatombe “Renace”, al contar con un equipo de trabajo renovado: nuevos integrantes, nueva imagen y nuevos contenidos.