Las papeletas clandestinas de Ernesto Cardenal

Reproducimos a continuación las palabras de la poeta Gioconda Belli publicadas en el medio de comunicación “El País”, sobre la partida del sacerdote, poeta y militante sandinista Ernesto Cardenal, quien falleció el domingo 1 de marzo a sus 95 años de edad.

Ernesto Cardenal: poeta del universo

“No sé por qué me felicitan porque cumplí 90 años. Es horrible”. Así me dijo Ernesto Cardenal hace cinco años. Me reí. Así era él. Rajatabla. Rotundo. Se había ganado ese lado cascarrabias que no se plegaba a lo que los demás esperaban de él. No le interesaba el encaje de las relaciones sociales, pero quería a sus amigos, callada pero inequívocamente. Uno se lo veía en los ojos que podían ser inmensamente dulces. Y bastaba que uno le hablara del espacio, de la ciencia, de la poesía, para que su mutismo desapareciera y conversara entusiasmado sobre lo último que había leído en la revista Scientific American o en alguna de las otras revistas científicas a las que estaba suscrito, y que incluían el New Yorker, porque igual que el Universo, le interesaba el mundo. Era místico, pero tenía sus raíces bien plantadas en la tierra. Le gustaba la comida, las salchichas alemanas, el vino, pero vivía como un monje en su casa de Managua, una habitación con una cama, una mesa de noche y una hamaca.

Ernesto Cardenal concentraba en él dos rasgos esenciales de la identidad nicaragüense: el espíritu de lucha por el país amado y el amor por la poesía. Sus poemas de juventud, sobre todo sus epigramas, son lo mismo poemas de amor, que filosas condenas contra la dictadura de Somoza. La trapa en Kentucky en la que estuvo en los 50 y donde hizo una amistad inmensa con Tomas Merton, su maestro de novicios, le enseñó que su vocación religiosa no era contemplativa. Allí creció su idea de fundar en Solentiname, una isla del Gran Lago de Nicaragua, una comunidad que, alrededor de la sencilla iglesia que construyó con los campesinos, unió el Evangelio con el arte. Fue una pequeña pero trascendente utopía que, sin embargo, no dudó en abandonar. Con sus muchachos se unió a la lucha contra la dictadura de Somoza. Cuando los poetas y pintores de Solentiname se hicieron guerrilleros, la guardia somocista destruyó la comunidad.

Ernesto fue ministro de Cultura de la Revolución. Quiso diseminar la poesía y montó talleres donde la gente de los barrios aprendía que cualquier hecho sencillo de sus vidas podía ser contado en verso. Pero el exteriorismo que caracterizó su obra no se contagiaba. Era suyo. Fue él quien lo usó magistralmente, tanto para contar el fragor de la lucha, como para hablar de las estrellas. Su poema, Canto Nacional, dedicado al Frente Sandinista, lo reprodujimos en mimeógrafo y lo pasamos de mano en mano en los setentas. Él puso en palabras el dolor y la esperanza de esa lucha tenaz. Esa lucha que, ya llegado el sandinismo al poder, lo enfrentó no solo con el papa Juan Pablo II, cuyo dedo acusador lo señaló no bien el Pontífice puso pie en Nicaragua, sino con Rosario Murillo.

En los 80, cuando los escritores criticamos a la Murillo y pedimos una reunión con la dirigencia sandinista, sin Daniel Ortega, él llegó a defender a la esposa. Nunca olvidaré lo primero que dijo Cardenal en esa reunión: “Nosotros no nos queríamos reunir con usted, porque usted es el marido de ella” La integridad y firmeza de Cardenal no pudo con las maniobras con que Ortega se apropió del FSLN en los 90. El poeta renunció al partido.

Harto de la política, Cardenal se sumió en una vida reclusa, y en esa vida, sin embargo, apuntó su telescopio a la noche oscura y empezó a hurgar al Dios del universo. Fascinado con el misterio de la vida humana en medio de esa inescrutable inmensidad, escribió su monumental “Cántico Cósmico” “Somos polvo de estrellas” escribió.

Ahora él está allí, seguramente bien recibido en la Vía Láctea. Para nosotros, Nicaragua, es duro verlo desaparecer. Extrañaremos su boina negra, su figura, su voz leyéndonos poesía, su santa indignación contra la tiranía.

***

El poema al que hacemos referencia en el título dice:

Yo he repartido

Papeletas clandestinas

Gritado:

¡Viva la libertad!

en plena calle

Desafiando a los

Guardias armados

Yo participé en la

rebelión de abril

Pero palidezco

Cuando paso por tu casa

Y tu sola mirada

Me hace temblar

- Advertisement -

Nuestras REDES

241,651FansMe gusta
14,130SeguidoresSeguir
15,557SeguidoresSeguir
750suscriptoresSuscribirte

Virus, conspiraciones y realidades en disputa

Claro que existen conspiraciones, y el capitalismo vive de ello. Nada más la plusvalía es la mayor conspiración de un puñado de familias para...

El que dijo Uribe II: el de la “especialización” en Harvard.

Hace unos días asesinaron al más reciente testigo en la montaña de procesos y situaciones turbias en las que está involucrado desde el comienzo...

¿Distopía macondiana?

La utopía es una sociedad ideal inexistente y la distopía es una sociedad real indeseable. En la distopía los sucesos de la realidad transcurren...

así se vio en Heka

Tras las rejas y frente a la injusticia: Lina Jiménez Numpaque en su cumpleaños

Bogotá, 29 de septiembre de 2017. Lina Jiménez Numpaque, una de las jóvenes víctimas del falso positivo judicial del centro comercial Andino, detenida el...

La personalidad de Petro según La Pulla o sobre disparar las mismas balas que nos hieren

En la conferencia TED titulada “llegó la hora del periodismo visceral”, la periodista María Paulina Baena comenta en qué consiste la columna de opinión...

Aprendiendo Cositas | Marx era un tipo chévere

Cuando la gente habla de Marx lo hace con un tono de seriedad con un aire de circunspección. Lo hacen mamerts y no mamerts...