Las comunidades de nuevo le dicen No al extractivismo y Si a la vocación agrícola

0
566

Las comunidades consientes de la avalancha de problemáticas ambientales, sociales, culturales y políticas que trae la extracción megaminera y energética a sus territorios, decidieron decirle No en Arbeláez (Cundinamarca) y en Pijao (Quindío) y Sí a su vocación agrícola. Este No a la destrucción del territorio por parte de las grandes corporaciones transnacionales fue un grito contundente de 2.613 votos en Pijao, con tan solo 26 a favor y de 4.312 votos en Arbeláez contra 36 votos a favor.

En contexto: La minería puede ser la coca del posconflicto. 

El ambientalismo popular expresado en la amplia participación de las y los habitantes de estos municipios se suma a la voz de rechazo de los pobladores de Cabrera (Cundinamarca), Cajamarca (Tolima) y Cumaral (Meta) –contra la extracción petrolera- en los que triunfo el No en las Consultas Populares en 2017.

 Ante la soberanía y ambientalismo popular que reivindican las comunidades rurales, empiezan a avanzar con claro temor las elites políticas y sus respectivos medios corporativos de comunicación que de una u otra manera se sirven del negocio extractivista y de la democracia representativa útil a su modelo, con la toma de declaraciones de “expertos” que reniegan de las Consultas Populares en tanto dan una mala señal a la llamada “confianza inversionista”.

Te interesa: Editorial: 1, 2, 3 los medios te engañan otra vez.

A propósito de las voces de los “expertos” cabe recordar el fenómeno de “puerta giratoria” existente entre las corporaciones megamineras, petroleras y las elites en el gobierno, como es el caso de Juan Carlos Santos, familiar del actual presidente, y funcionario de la corporación minera MEDORO, de Germán Villarruel, quien fuera director de Ingeominas y posteriormente funcionario de la minera Anglo Gold Ashanti, o Carlos Franco funcionario del gobierno Uribe y más tarde funcionario de la minera CERREJON.

También deberías revisar: Caquetá para las multinacionales.

De lo anterior, es evidente la falsa disyuntiva expuesta por el Estado entre minería ilegal y minería legal, para optar por la minería legal y de esta forma otorgar un marco jurídico y de legitimidad a las corporaciones megamineras, de un lado, omitiendo la destrucción ambiental y la obrerización de la cultura campesina que acarrea, y del otro, satanizando la pequeña minería campesina y étnica ancestral. A pesar de lo anterior, el Estado sigue sin tomar medidas contundentes contra aquella minería ilegal de retroexcavadora vinculada al neoparamilitarismo.

 ________________________________________

David Pinzón Hernández @DavidPinzonH | Integrante de la REVISTA HEKATOMBE.
Estudiante de Universidad Pública. «Tengo una pequeña perra que es más lista que una bruja».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here