Los murales políticos de Bogotá y Colombia: un recorrido familiar para estas vacaciones.

Para no olvidar las verdades de la guerra, los murales políticos, como construcciones indivi­dua­les y colectivas, son expresiones artísti­cas y peda­gógicas que pue­den demarcar territorios y gene­rar mensajes e identidades a contra punto, para re­pre­sen­tar las diversas narrativas de me­moria histó­rica y los procesos de cambio social verdadero en el escena­rio de la transición a la paz de una sociedad como la colom­biana.

Como representación visual los murales en la his­toria re­ciente del país han sido utilizados como medio para el acti­vismo polí­tico, la defensa de los De­rechos Huma­nos, el homenaje a las víctimas de la gue­rra, la de­nun­cia de masacres y el despojo de tierras, la pro­testa so­cial, la consolidación de mingas, las mo­vili­za­ciones popu­lares, exigir justicia al gobierno y a la ins­titu­cio­nalidad del Estado, entre otras situaciones y ac­ciones de re­sistencia o afectaciones a los individuos y comu­nida­des en el marco del conflicto armado colombiano.

Los murales como iniciativa de reparación simbó­lica han servido para recordar y decir la verdad sobre la guerra y los vejámenes de sus crímenes, también para escuchar las voces de las victimas y sobrevivien­tes al conflicto armado colom­biano de abajo hacia arriba, porque estás han sido en muchos momentos y escenarios, calladas.

Contrario a la gran cantidad de información mediá­tica que es y fue producida en el país para naturalizar la guerra a través de imágenes y narrativas manipu­ladas que constantemente fueron presentadas como ver­dades absolutas, los murales políticos han servido para dar esperanza en Colombia, así como han constituido una alternativa contra informativa popular para denunciar y decir las verdades sobre la guerra.

Los murales como práctica social han servido tam­bién para generar cambio social verdadero a través del arte po­pular y la resisten­cia, porque en Colombia en el pe­riodo más oscuro de la guerra se ha buscado el silen­ciar al arte. Por eso, hacer un mural en Colombia ante todo es un acto político que entabla una red de rela­ciones de solidaridad para aportar en la recons­truc­ción del tejido social, pero además una posibili­dad real de generar y plasmar iniciativas sociales, para abrir las puertas al encuentro y al diálogo de los sabe­res comu­nitarios en los territorios rura­les y urbanos del país.

La fuerza política del contenido de las narrativas hu­manita­rias de los murales políticos en Colombia que han sido propi­ciados por las víctimas y sobrevi­vientes al conflicto armado colombiano, así como desde diver­sos artistas y colectivos de Dere­chos Humanos han mo­tivado luchas históricas para que se respete el dere­cho a no olvidar las injusticias, en tiempos en donde se ha instaurado la amnesia de una especie de dicta­dura obligatoria.

En parte las luchas de los muralistas y los líderes so­ciales han promovido acciones polí­ticas de la me­moria histórica del conflicto ar­mado en Colombia, como accio­nes de reparación simbólica del Estado colombiano a las victi­mas y so­brevivientes, en el marco de la construcción de políti­cas encaminadas a la consolidación de una justicia transicional.

Un ejemplo de ello ha sido la Ley 1448 o Ley de Vícti­mas, en la cual se ordenó la construcción del Cen­tro Nacional de Me­moria Histórica y el Museo Nacio­nal la Memoria de Colombia, el cual en su primera Exposi­ción: “Voces para transformar a Colombia”, permitió a varios muralistas participar con piezas artísticas de su construcción colectiva e individual como forma y expresión de la memoria legitima de las comunida­des afectadas por la guerra en Colombia.

Al no tener las victimas y sobrevivientes al con­flicto ar­mado y los artistas, otra forma de contarle al mundo los daños ocasionados por la guerra, ellas y ellos decidieron pintar murales, porque tienen derecho a recordar y hacer me­moria, ya que este dere­cho esta contemplado en documentos de la Or­ganiza­ción de Naciones Unidas (ONU), los cuales han sido ratificados en el orden constitucional colom­biano, es de­cir, hacen parte de su bloque de constitu­cionalidad. Por eso es deber del Estado apoyar este tipo de inicia­tivas.

Para Bill Rolston, un profesor emérito de la Univer­si­dad Ulster de Irlanda, “como forma de la reparación simbólica: los murales políticos pueden constituirse en una manera de repre­sentación de la justicia tran­sicio­nal, ya que tras la firma de los Acuerdos de Paz del Tea­tro Colón, el papel que desempeñará la Comi­sión de la Verdad, presidida por el padre Francisco de Roux, se tendrá que instaurar un tipo de verdad alterna­tiva ofi­cial al papel y las palabras, en la que los murales po­líti­cos, pueden ser una herramienta de gran valor, para decir en las paredes verdades sobre la guerra y el con­flicto armado colombiano y además representarlas para no poder negarlas, porque la verdad y la memoria son proclives a ser negadas y las mismas son una lucha constante, en la que como siempre para las victimas y sobrevivientes, es una lucha inequitativa y des­balan­ceada”.

En ese sentido, los encuentros Internacionales de Mura­lismo de Chinacota, la Minga muralista del norte del Cauca, los tours grafiteros en Bogotá del austra­liano Christian Peterson, se han convertido en expe­riencias de construcción artística y pedagógica colec­tiva de la memoria histórica y la construcción de paz, para aprender sobre la historia sociopolítica de la gue­rra y el conflicto armado en Colombia, como tam­bién de la situación actual del país, a partir la cons­trucción individual y colectiva del arte popular y ca­llejero y el diálogo de los saberes de las personas.

Quiero terminar este escrito haciendo un reconoci­miento personal al trabajo de Edison Reina, un mura­lista caleño que firma sus trabajos de inter­vención so­cial muralistas, con el nombre de: “Somos”, porque como colombiano es un ejemplo subversivo desde el arte y el trabajo social empírico altruista, que antes de que se estuviera hablando de paz en el proceso de dia­logo de paz de La Habana: ya es­taba como muchos otros artistas, hablando de paz con los murales polí­ticos y gue­rreando en las calles y caminos de herradura de Colom­bia con sus trabajos.

Publicado en: 07 de enero de 2019.

____________________________________

Jairo Crispín. Estudio Lenguas Modernas en la Universidad Distrital y es Trabajador Social de la Universidad Nacional de Colombia, apasionado por la literatura, amigo de la casa Hekatombe. Jcrispin@unal.edu.co

- Advertisement -

Nuestras REDES

211,190FansMe gusta
8,213SeguidoresSeguir
8,568SeguidoresSeguir
672suscriptoresSuscribirte

Bakunin enamorado: la carta de amor de uno de los más importantes teóricos de la anarquía.

Corría el año 1845, el joven Mijaíl Bakunin, ruso de nacimiento pero internacionalista de corazón, había salido de su país y emprendido una serie...

Que el dolor no nos impida la reflexión

El ELN se adjudicó el atentado ocurrido en Bogotá planteándolo como legítima defensa ante los ataques del gobierno a sus campamentos, sin embargo, no...

Frente a Uber, Cabify y Picap: ¿prohibición y cacería de conductores?

Colombia, 20 de diciembre de 2018. El pasado 12 de diciembre el Ministerio de Transporte expidió una circular a las autoridades de tránsito y...

así se vio en Heka

Cuando se tienen buenos encuentros con el cine de Hollywood: “Los hombres libres de Jones”

¡Al final enlace para que la veas completa! El otro día vi una película de Hollywood bien interesante, se enmarca en un periodo de...

No seamos tan mierdas con los demás animales

Dos hombres y una mujer son quienes “promocionan” la venta de estos perritos, mientras que más de un imprudente se detiene un momento para...

En defensa de Sense8, una serie antisistema

Las películas antisistema como Divergente o los Juegos del Hambre, normalmente tienen, a grandes rasgos, dos momentos, el primero es cuando se dan cuenta...